Make your own free website on Tripod.com

Home

La vocación de Francisco | El Cristo de San Damián | San Francisco y el beso al leproso | Francisco y el Papa | La vocación de Clara | La Tercera Orden | El canto de San Francisco | El jardín de San Francisco | El éremo de Francisco | Santa maria | Francisco y la materia | Francisco y la perfecta alegría | La danza en el bosque | El corazón de Francisco | Un alma que canta | La transfiguración | Francisco y el sultán | La fuente de su alegría | Las admoniciones de San Francisco | Los estigmas de Francisco | El testamento de Francisco | La bendición a fray Elías | Vínculos relacionados | Contactos
Poesía religiosa. San Francisco de Asís
Los estigmas de Francisco

p0003214.jpg

LOS ESTIGMAS DE SAN FRANCISCO

¿Qué sentiste, en su Amor emborrachado,
besando las llagas del Crucificado,
los pies heridos del Resucitado,
sus manos traspasadas por los clavos?

Cuando sumergido en su costado,
en la herida de su corazón atravesado,
bebiste el cáliz, por el Maestro, preparado
y quedaste, en la oración, con Él clavado.

Ese Cristo que te tiene enamorado
escuchó tu oración y ha respondido,
te ha dejado el corazón herido
y el beso de su Amor en tu costado.

Y ahora estás, Francisco, derramado
como libación de vino nuevo,
como aceite sobre roca en el destierro,
como torrente de amor ensangrentado.

Te has vuelto bendición y ya en tus manos
la gracia se derrama como un río,
son fuente de la que brota el Amor vivo
y la unción del Cristo que adoramos.

Son tus pies los del Cristo peregrino,
por anunciar la buena Nueva están llagados,
pues en la cruz de la historia están clavados
socorriéndolo al costado del camino.

Y ahora estás, en otro Cristo, transformado,
su Evangelio en tu mente se ha quedado,
tu Espíritu en su paz se ha reposado,
con el Señor estás configurado.

p0003214.jpg

HERIDO DE AMOR LAS MANOS...

Herido de Amor las manos, los pies y el pecho
atravesado de gracia el corazón
sangrante en un suspiro la ilusión,
el cuerpo que del Amor se ha vuelto el lecho.

En llagas seráficas tus manos brindan
el perfume de las rosas florecidas,
abiertas al Amor están transidas
de olor de santidad, de incienso y mirra.

Ensangrentados tus pies de peregrino
caminan la pasión del Cristo eterno,
tus huellas son de sol, tu paso lento
deshojando el Amor en su camino.

Tu corazón en llamas es la hoguera
de la pasión de Amor que ha cautivado
tu mente y tu espíritu empapado
en la sangre del Dios que la alimenta.

Todo ardor tus ojos se han fijado
en el Señor del Amor que tiene herido
tu corazón, tu mente y ha querido
abrazarte con Él crucificado.

Crucificado de Amor tu cuerpo imita
la mirada de tu espíritu extasiado,
el abrazo del alma de un enamorado
que es templo del Amor que lo inhabita.

Francisco santo, de Amor te has consumido,
el corazón, las manos, los pies, atravesados,
la mirada, el alma y el espíritu clavados
en la hoguera de Amor de un Cristo herido.

Tu pensamiento en Él cristificado,
tus sentimientos de carbones encendidos,
queman la alabanza de tu pecho en el latido
del corazón que en el Cristo se ha quedado.

Crucificado con Él y en Él glorificado,
transfigurado el cuerpo que, ofrecido,
se hizo ofrenda y perfume de unos lirios
entrelazados de Amor resucitado.

..........................................................