Make your own free website on Tripod.com
Poesía religiosa. San Francisco de Asís
La vocación de Clara

p0003214.jpg

HOME

La vocación de Francisco | El Cristo de San Damián | San Francisco y el beso al leproso | Francisco y el Papa | La vocación de Clara | La Tercera Orden | El canto de San Francisco | El jardín de San Francisco | El éremo de Francisco | Santa maria | Francisco y la materia | Francisco y la perfecta alegría | La danza en el bosque | El corazón de Francisco | Un alma que canta | La transfiguración | Francisco y el sultán | La fuente de su alegría | Las admoniciones de San Francisco | Los estigmas de Francisco | El testamento de Francisco | La bendición a fray Elías | Vínculos relacionados | Contactos

LA VOCACIÓN DE CLARA

Solemne, Jerusalén, estaba,
recibiendo a su Mesías,
cumpliendo las profecías,
Jesús, sobre un burro, entraba.

Entre palmas y ovaciones,
príncipe de paz, venía
y en sus ojos se veías
la entrega sin condiciones.

Asís, Domingo de ramos:
Clara, de gala vestida,
como princesa escogida
por el Señor soberano.

Con devoción en sus manos,
ramos de olivo tenía
y ya su lámpara ardía
quemando para su amado.

Toda de luz revestida,
su corazón entregado
a Jesús que en esos ramos
su realeza prometía.

La esposa está decidida:
por la noche, acompañada,
una joven se fugaba
de su castillo a escondidas.

La luna la iluminaba
y en su luz la protegía,
las estrellas le decían
que Francisco la esperaba.

Por el sendero, segura
de lo que Dios le pedía,
como una novia vestida,
marcha Clara en noche oscura.

La Porciúncula está lista
para recibir la ofrenda
del trigo que en la molienda
se hará pan de Eucaristía.

Arden de amor los hermanos
en una noche de bodas
y aguardan aquella hora
con antorchas en las manos.

Las palmas se han encendido
en la Pasión que devora,
en el ardor que enamora
y en Jesús que es su Camino.

Francisco en fuego divino,
su corazón, incendiado,
recibe ya entre sus manos
la ofrenda para el Dios vivo.

La esposa cambiará el nido
que el mundo le ha regalado
por el del Cristo ultrajado,
por Amor, hecho mendigo.

Un sayal pobre y raído
por su Esposo preparado,
que en su pasión ha bordado:
su riqueza y su vestido.

Dona al Señor los cabellos
con los que teje su encanto,
se cubrirá con el manto
de un Jesús humilde y siervo.

La capilla está de fiesta,
Santa María celebra
y los ángeles se alegran
porque renace la Iglesia.

Se recrea el paraíso
en el huerto de la vida,
allí, en Santa María
donde se desposa Cristo.

Nace un linaje escogido
para llevar savia nueva
a la Iglesia que recrea
su Amor primero perdido.

Porque Amar es su secreto,
Francisco lo ha comprendido,
sólo en Cristo se ha escondido
como tórtola sin techo.

Sólo Él pobre y herido
sin apariencia de gloria,
crucificado en la historia,
Sólo Él, Cristo mendigo.

Clara obtendrá un privilegio
como regalo de bodas:
la pobreza pura y sola
de su Señor en el huerto.

Del Cristo pobre y desnudo
que se acostó en un pesebre,
del que en la cruz duele verle
despojado en Amor vivo.

Este Amor será su meta
y el despojo su camino,
Francisco y Asís el limo
de su plantita dilecta.


p0003214.jpg

CLARA

Tan clara como aquella melodía
que cantaba Francisco entre amapolas,
clara como la espuma de las olas
o como arena blanca a mediodía.

Como el cielo en que se aleja la tormenta
y enciende el color de una sonrisa,
como el perfume de un prado que en la brisa
va más allá de los valles que lo encierran.

El perfume de los lirios ya se eleva
en una azucena blanca en primavera,
es el aroma fecundo que recrea
la inocencia original que perdió Eva.

Muy pronto el jardín fecundó en flores
y se cubrió el valle de azucenas,
la savia de Dios llena sus venas
y el aroma del Amor sus corazones.

Fue el silencio el secreto de sus almas,
la mirada sostenida en Su presencia,
Jesús el centro de su complacencia
y contemplar su belleza su esperanza.

Recuperar la pureza del Amor primero,
la labor incesante de sus vidas,
el Amor puro la esencia de sus días,
la Trinidad el centro de su credo.

Como incienso que enciende la memoria
del cielo en que se quema como ofrenda,
así se queman sus horas en la tierra
para volverse alabanza de su gloria.

Y es por eso que anuncian la victoria
del Amor sobre el odio y la violencia,
cuando colocan en Dios toda su ciencia
su alabanza se hace centro de la historia.

Como suspiros al caer la tarde
suben al cielo los salmos de sus bocas,
el corazón se va con ellos y reposa
en el seno del Dios que ya lo invade.

Y así transcurren sus noches y sus días
en la vigilia que espera la mañana,
en que la aurora se levante soberana
para darle al Sol su primacía.

En el jardín de Francisco una azucena,
delicada, clara y femenina,
transparente como el agua cristalina,
encarnó su ilusión en tierra buena.

Y la plantita sembrada con sus manos
se transformó en un árbol de delicias
que ofrecen cada día las primicias
que al altar de la plegaria llevan los hermanos.

...........................................................