Make your own free website on Tripod.com
Poesía religiosa y mística cristiana
Horas litúrgicas

Home
Santísima Trinidad
Iconos para rezar
Tiempo de Adviento
Navidad
Ven Espíritu Santo
Poemas para rezar
Temas inspirados en el Evangelio
EVANGELIO EN VERSOS
Jesucristo esposo del alma
JESÚS ESPOSO DEL ALMA
LA MÍSTICA DEL AMOR
DESPOSORIO MÍSTICO
LAS BODAS MÍSTICAS
EL MÍSTICO ESPOSO
MARIA
Horas litúrgicas
Tiempos litúrgicos
AMISTAD EN POEMAS
TEMAS VARIOS
Vínculos relacionados
Contácteme

p0003214.jpg




EN TU MIRAR DE ÁMBAR...

En tu mirar de ámbar que me llena
en esa luz sutil y cristalina
es un sabor a miel en la retina
y música en la brisa que serena.

La sensación de un dulce cautiverio
en un Amor que todo determina
la suavidad de una caricia matutina
con la luz en que me invade tu recuerdo.

Tu pensamiento que recorre mi memoria,
bálsamo de frescura penetrante,
un aroma de acacias cautivante,
el recuerdo de tu paso por mi historia.

Una fragancia de azahares y de almendro
el toque delicado de tus dedos
el roce que hace eterno y duradero
el recuerdo de tu paso y el encuentro.

Entretejido en la trama de mi tiempo
no puedo ya vivir sin tu presencia
que nostalgia se vuelve con la ausencia
que implora, clama y llora su alimento.

Como ves, tengo de amor herida el alma,
herida que suplica y que da vida,
vuelo buscando como la golondrina
que enciende primaveras con sus alas.

Y es tu rostro que busco con mi vuelo
el nido de la Belleza y la frescura
la gruta en que se esconde la hermosura
en las profundidades remotas de tu cielo.

Serán tus ojos la brújula en mi viaje
las estrellas en la noche navegante
la cruz del sur soberana y cautivante
dejado atrás el mundo y su paisaje.


Sigo buscando cautivo en mi nostalgia
de un futuro presente en sus harapos
la posesión que se me escapa de las manos,
del Amor que en tu figura se presagia.

p0003214.jpg




BENDITA LA MAÑANA...

Bendita la mañana en la que el sol temprano
por la colina del tiempo se desliza
la frescura serena de la brisa
que me despierta y acaricia con su mano.

Bendito el cielo abierto y soberano
que me ofrece, radiante, su sonrisa,
la luz que todo envuelve y que suaviza
el frío de la noche que dejamos.

Bendición son las aves con su canto
entretejido en el trébol del camino,
la partitura en que se escribe mi destino
la tibieza del sol y de su manto.

La frescura del aire perfumado
de lavanda, de aromos y de tilos
la sensación intensa de estar vivo
la alegría de vivir enamorado.

Bendición es el camino que he encontrado
y que se pierde en tu mirada confundido
tus ojos al final del recorrido
caminar, en tu presencia, acompañado.

Bendición es tu imagen queme mira
en la mañana de trébol y de nardo
el culto que te adora al celebrarlo
en la asamblea de las flores que te admiran.

Agradecido, es mi canto la respuesta
con el coro de las aves que te alaban
y en el color de las lilas que proclaman
la Belleza en que la luz hizo su fiesta.


UNA AMAPOLA CRECIDA...

Una amapola crecida
sobre una roca en el río,
corre a su lado la vida
y el Sol en ella hizo un nido.

Se quedó en su transparencia
y en sus pétalos dormidos,
se ruborizó en la esencia
de un Amor puro y sufrido.

La envolvió en sus rayos tiernos
y la protegió del frío,
y encerró en ella un misterio
que enciende su colorido.

La besa cada mañana,
cuando el mundo está dormido,
resplandeciendo en el alma
de las perlas del rocío.

Por la tarde se despide
sin entregarla al olvido
porque se queda en la luna
que refleja su cariño.

La noche la encuentra intacta
y es el silencio su abrigo,
las estrellas acompañan
su soledad con su brillo.

Le reza al sol la amapola
porque de Amor está herido
y le dice que lo espera
por la mañana, en el río.


OH CRISTO VERBO DEL PADRE.
Laudes

Oh Cristo Verbo del Padre
que entre los ángeles reinas,
esperanza de la tierra,
salvación de los mortales.

Alimento y vida nueva,
bebida de salvación
recibe nuestra oración
en el tiempo de la espera

Oh rey de sabiduría
revístenos de tu luz,
danos fuerza en nuestra cruz,
e infúndenos tu alegría.

Que tu Espíritu ilumine
la oscura noche del mal
y nos guíe al caminar
en su Amor que nos redime.

Gloria a Ti morada eterna,
Padre de todos los bienes,
al Hijo que nos sostiene
y al que da la Vida Nueva.




YO TE ESPERO CADA DÍA...

Yo te espero cada día
en la brisa de la tarde
en la que el mar solía hablarme
y el silencio compartía.

Silencio tan elocuente
que es preciso asir el viento
para escuchar el lamento
que lo envuelve dulcemente.

Lamento de las mareas
en el vientre de la tierra
que fecundada de estrellas
engendra una aurora nueva.

Tu silencio es elocuente
hay que saber escucharlo
y en el alma descifrarlo
cuando hiere tiernamente.

Una Palabra distinta
como brisa en la mirada
como el rumor de una playa
que las olas acarician.

Una Palabra que se abre
en las violetas silvestres
y en las llanuras agrestes
si tu fuerza las invade.

Palabra reveladora
que da color a la noche
y manifiesta tu Nombre
refrescándose en la aurora.

Palabra que en el misterio
de la vida se revela
cuando se enciende y consuela,
cuando clama desde adentro.

Es el rocío que el alma
fecunda con su esperanza
y gesta en una alabanza
el sol que ya se levanta.

Es por eso que la espero
como la tierra su lluvia
como el hombre en su penuria
clama de Dios su consuelo.

Me has respondido en un lirio
que ofrecía su belleza
y en el canto y la realeza
de las garzas en el río.

Hablaste en aquellas nubes
que descargaron su llanto
y cubrieron con su manto
de nieve las altas cumbres.

Fue mensaje un fiel hornero
que construía su nido
una casa y un abrigo
que acoge al amor viajero.

Los manzanos en la huerta
cuajados de flores nuevas
los tilos en primavera
y el sol que golpeó mi puerta.

Pero sobre todo fueron
las libélulas del parque
que usaban para alabarte
la luz de sus mismos cuerpos.

Es tu Palabra elocuente
como el silencio en que hablas,
y yo trato de escucharla
si en el viento está presente.

EN LA FRESCURA DE LA TARDE

En la frescura de la tarde
te paseas por mi pobre paraíso
cuando el día ya no arde
y en la brisa se siente tu respiro
tu presencia, delicada y suave
me acompaña, serena, en mi camino.

Cuando el tiempo se reposa
de la labor del día que se aquieta
mi espíritu se goza
escuchando la música discreta
que mis oídos roza
con una paz secreta.

El sol al horizonte
en silencio se recuesta
su faz sobre los montes
su luz serena y tierna
besándome se esconde,
la noche ya se acerca.

Reposo de la tarde
que, simple, me recuerda
el tiempo que se abre
tu paz que lo penetra
tu Espíritu que arde
y dándose me quema.

Plegaria en una tarde
y aroma de cerezas
el vuelo de las aves
la noche y su pureza
tu soplo que la invade
y orante me refresca.

Perfume que se eleva
al cielo en tu presencia
y en su volar me lleva
sobre alas de indigencia
al nido en que se encuentran
tu paz y tu clemencia.

CAMPANAS

Las campanas y la fuente
la vida que corre presurosa
la plaza silenciosa
y el sol que me acaricia tiernamente.

Tu rostro matutino
el reflejo de tus ojos en el cielo
la brisa y el consuelo
de tener compañero de camino.

Si la mañana que me acoge
es signo de una vida que se entrega
me siento en el aire primavera
y pájaro en el cielo de tus noches.

Todavía somnoliento
te digo en mi ventana ya mis versos
te tengo presente en mi recuerdo
y aguardo el momento del encuentro.




TU PALABRA ES EXISTENCIA...

Tu Palabra es existencia
del mundo y su maravilla
hablas y en el cielo brilla
la chispa de la conciencia.

Tus dedos tocan el arpa
de la música callada
que ejecuta enamorada
la creación que se levanta.

Despliegas en el espacio
que has creado en tu presencia
tu Amor y magnificencia
a la hora de crearlo.

Al Ser Tú puedes llamarlo
desde la nada absoluta
en tu Espíritu que escruta
el misterio al penetrarlo.

Eres Padre providente
que en tu cuidado amoroso
nos das trabajo y reposo
protegiendo al inocente.

Pues salimos de tus manos
a imagen de tu bondad
somos luz de eternidad
cuando a Ti nos entregamos.

Si en tu verdad caminamos
brilla con su claridad
la luz de tu majestad
del Reino que contemplamos.

Danos un corazón puro
para poder conocerte
para que podamos verte
transparentado en el mundo.

Un corazón puro y simple
acunado en tu clemencia
transido de una inocencia
recuperada y humilde.

Un corazón que te alabe
en todas las circunstancias
que te sirva con constancia
y que amándote te agrade.

Que viva de tu presencia
y enamorado te cante
que en el alba se levante
cantando tu trascendencia.

Un corazón que contemple
tu paso por nuestra vida
lleno de amor y alegría
que pueda reconocerte.

Un corazón trinitario
para que viva de Amor
que se consume en tu honor
y es de tu templo el sagrario.

Transfigurado en el tiempo
chispa de la eternidad
refugio de la verdad
y santuario en que te encuentro.

Aquel refugio interior
que en tu presencia se goza
en que escondido reposa
el Espíritu de Amor.

p0003214.jpg




ALETEA EL SEÑOR SOBRE LAS AGUAS. (Gen. 1,1-2,4)

Aletea el Señor sobre las aguas
fecundando el abismo de inocencia,
el dador de vida donaba su clemencia
y surgía desde el caos una esperanza.

Empollando la creación bajo tus alas
diste origen a la luz que nos da el día,
venciste la tiniebla que cubría
la tierra en que la luz se levantaba.

Padre de la luz que envuelve el firmamento
y que separa tu cielo de las aguas
fuente divina que quiere fecundarlas
para que estalle la vida en su momento.

Llenas la tierra entera de tus frutos,
los árboles, las plantas, las semillas,
los prados y los montes con su maravilla
son el misterio en que te descubro.

Das a luz en la noche las estrellas
y en el día domina un sol inmenso,
él nos protege con el fuego intenso
que enciende una luna casta y bella.

Hierve el mar, la semilla se hace fiesta
y las aguas estallan en peces de colores,
las aves en el cielo y ruiseñores
que transforman en palacio la foresta.

La tierra se cubrió con animales
y retoza la vida en nuestros campos,
el oso y el león, corderos mansos,
la armonía y tu paz fundamentales.

Y a imagen de tu Hijo creaste al hombre
semejante a tu Espíritu de vida
para que mantenga la tierra sometida
y la consagre a la gloria de tu Nombre.

Varón y mujer unidos para amarte,
fecundos del Amor que en Ti procede,
sacerdotes del mundo que se mueve
en la gracia que les das para adorarte.

Sigue aleteando tu Amor sobre las aguas
fecundando la creación de un pueblo nuevo,
peregrinos dirigidos hacia el cielo
que en el Amor donado tú consagras.

Gracias Padre, océano de vida
porque abiertas las entrañas de tu esencia
en el mundo se derrama tu clemencia,
providente te brindas sin medida.

Gracias Hijo, imagen primigenia
por quien el mundo es creado y redimido
don del Padre a los hombres concedido
para adorarlo juntos en la tierra.

Gracias Amor y Espíritu donado
que santificas al hombre en tu misterio
Tú que destruyes nuestro cautiverio
con la fuerza de un Amor crucificado.

p0003214.jpg




SOBRE LA NOCHE AMANECE...
Laudes

Sobre la noche amanece un nuevo día
y me llena de claridad tu luz temprana,
se viste de vida en tus rayos la mañana
y la aves entonan cantos de alegría.

Junto al coro del mundo, en fiesta, que te alaba
se eleva nuestra voz humilde a tu presencia,
la luz de tu cielo se vuelve transparencia
del reino en que los ángeles te aclaman.

Y es por eso que la mañana se abre en fiesta
celebrando tu adviento santo y tu venida
el tiempo de la espera estalla de alegría
anticipando el gozo en que el cielo te celebra.

Damos gloria al Padre creador del Universo,
al Hijo amado el honor y la alabanza
y al Espíritu presente en nuestras almas
la adoración y el Amor al Dios eterno.




HABLAS SEÑOR Y EL SILENCIO TE RECIBE...

Hablas Señor y el silencio te recibe
como tierra que se abre a tu misterio
cuando Tú la siembras con Amor eterno
y engendra el Amor que en sí concibe.

Pues tu Palabra es semilla y vida eterna
sembrada en el campo del creyente
de aquel que acoge libre la simiente
como tierra fértil que al Amor se entrega.

Tú palabra de luz que aun en la noche
enciende el corazón en soles nuevos
ilumina lamente en tus misterios
e introduce en el espíritu tus goces.

Anticipo de la tierra prometida
y maná celestial en el destierro,
primavera fecunda en el desierto,
unción de Amor y gracia concedida.

Fuente divina de sabiduría
y luz para el camino, tu consejo
orientación del hombre que a lo lejos
vislumbra la meta que le prometías.

Bálsamo perfumado de misterio
y unción de profecía concebida
manantial de paz y de alegría
liberación de todo cautiverio.

Rocío del cielo que me envuelve
fecundando mi tiempo con tu vida
germen de eternidad amanecida
en la mirada de amor que quiere verte.

Habla Señor porque tu siervo escucha
y sediento, como el ciervo, busca el agua
en la fuente del Amor que todo embriaga:
la Palabra eterna en que te ocultas.

p0003214.jpg




OH DIOS QUE TEJES DE LUZ
Vísperas

Oh Dios que tejes de luz
la trama de nuestros días,
fuente de nuestra alegría
que nos salvaste en la cruz.

En la quietud de la tarde
cuando tu sol ya se esconde
se sonroja el horizonte
y al nido vuelven las aves.

Sube hasta Ti nuestro canto
para ofrecerte el trabajo
el día que nos lo trajo
y se cobija en tu manto.

El silencio nos envuelve
y la oración se despierta
haz que tengamos abierta
la puerta de nuestra mente.

Que en la noche que se acerca
vele nuestra alma serena
te entregue sus obras buenas
y se transforme en ofrenda.

Oh Dios trino y verdadero
a Ti la voz te proclame
toda la tierra te aclame
con un corazón sincero.

p0003214.jpg




CON EL SOL QUE SE LEVANTA.
Laudes

Con el sol que se levanta
a Ti sube nuestro canto,
a Ti Dios glorioso y santo
el universo te canta.

Escucha nuestras plegarias
en esta mañana nueva,
Tú, razón de nuestra espera
recibe nuestra alabanza.

Danos un corazón puro
que sea fiel en tu servicio,
danos unos ojos limpios
para contemplar el mundo.

Te consagramos el día
que comienza en alabanza
vivimos en la esperanza
de estar en tu compañía.

A Ti la gloria, el honor,
la adoración, la alabanza,
a Ti la fe y la confianza
porque eres el Salvador.

Y al Espíritu y Señor
que es fuente de vida nueva
y que al mundo regenera
en la esencia del Amor.

Gloria al Padre providente
fuente del ser y la gloria
final de la trayectoria,
meta y origen por siempre.

p0003214.jpg



PLEGARIA DE LA TARDE

Levantaron su vuelo flamencos rojos
como un mar de corales ante mis ojos.
¿Eran piedras preciosas, místico enjambre
o eran almas en pena rezando un salve?

¡Encendieron las nubes, trigales que arden!
Incendiaron el cielo de lava y sangre,
como flechas humeantes, fogatas de oro,
oraciones al cielo, salmos en coro.

Girasoles alados ardiendo invaden
un cielo soberano y ya en mis ojos
queman sus oraciones en esta tarde

el mundo hecho plegaria te dice: Padre,
como antorchas flameantes que en sus despojos
queman sus propias vidas para alabarte.

p0003214.jpg



TE OFRECERÉ MIS FLORES CADA DÍA

Te ofreceré mis flores cada día
las que besa tu Sol en la mañana,
las que me invitan en su fragancia arcana
a la alabanza cuando nace el día.

Unas flores vestidas de rocío
acunadas en el canto de la noche,
impregnadas del Amor que reconoce
la presencia de tu Espíritu en el mío.

Será un ramo de pétalos de vida
perfumando tu paso en el misterio,
pétalos de un amor en cautiverio
que se libera en tu gracia y armonía.

Te ofreceré una flor en la mañana
crecida en el corazón que Tú sembraste,
los pimpollos del Amor que cultivaste
en soledad, plegaria y esperanza.

Te ofreceré un Amor que ya no es mío,
que surge desde la fuente de mí mismo
en la hondura de Amor que es el abismo
trinitario y fecundo del Dios vivo.

Te ofreceré el Amor de la existencia
que recibo gratuita, inmerecida,
la gracia de sentir tu compañía,
tu paz, misericordia e indulgencia.

Te ofreceré los sentimientos que despiertan
tu presencia clemente y armoniosa,
tu mirada cercana y amorosa
tus manos que golpean a mi puerta.

Será un ramo agradecido y perfumado
de adoración sincera y extasiada,
del alma que se entrega enamorada
al Dios que en el Amor la ha cautivado.

p0003214.jpg




REZAR DE CARA AL SOL ES ALABARTE...

Rezar de cara al Sol es alabarte
en la luz maravillosa de tu día,
es sentir en el cuerpo la alegría
que trata, en la mañana, de exaltarte.

Es quedar cegado en tu presencia
y verte con el alma envuelta en llamas,
fundirse con el sol de la mañana
y en su calor y luz glorificarte.

Es adorarte cuando surges del Oriente
disolviendo los restos de la noche,
sentir tu bendición como el desborde
del Amor que en el corazón se enciende.

Orar de cara al sol es simplemente
orientar la vida en tu presencia,
sentir la nostalgia de tu ausencia
y encender la esperanza en el poniente.

Tú eres, Señor, el Sol que da la vida
y enciende en mis ojos la alborada,
el que mi corazón con sus rayos calentaba,
el alba, al terminar la noche fría.

Tú eres la luz del Padre que proclama
al mundo entero su soberanía,
en su calor el Espíritu nos guía
por el desierto camino hacia su casa.

Tú eres la luz que enciende el colorido
del mundo arrancado de la noche,
se ha vuelto un paraíso de colores
que ahora canta al Sol agradecido.

Y con él mi canto en tu presencia
es la voz que te alaba en esta hora
y te proclama como nueva aurora
que envuelve, con su manto, mi conciencia.



p0003214.jpg




LUZ ALEGRE DE LA GLORIA DEL PADRE

Luz alegre de la gloria del Padre,
resplandor de su rostro y su mirada,
luz que dejas la vida iluminada
para que al Dios del Universo se consagre.

Oh luz que surges desde el seno del Amado
que brotas desde siempre en su alborada,
Oh luz que transformas la noche de la nada
en danza del Universo enamorado.

Oh Cristo luz del mundo y de mi vida
que resplandeces en el sol de la mañana,
Oh claridad de la bondad que se derrama
desde el Padre que regala tu venida.

Oh luz que te enciendes en su trono
y nos traes el calor de su presencia,
Oh luz que en el tiempo es transparencia
del cielo al que, mirándola, me asomo.

Oh luz bendita del sol que en el origen
de la creación al hombre diste vida,
Oh luz que la dejaste revestida
con manto en que tus hijos te bendicen.

Oh luz que das calor al mundo enfermo
y por tu fuerza resucitas a los muertos.
En Ti por siempre los cielos se han abierto
y eres camino de vida al Dios eterno.

Oh luz que rompes el frío del invierno
y recreas la vida de los hombres,
Oh resplandor que emana de su Nombre
y nos trae el Amor del Padre eterno.

Oh luz divina que rescatas en tu aurora
la vida que la noche ha cancelado,
cuando la envuelves en los brazos del Amado
y premias la fatiga de sus horas.

Ilumina mi vida con tu gracia
y renueva el tiempo de la espera
porque en tu presencia mi vida se recrea
en el camino iluminado hacia tu casa.

p0003214.jpg




UNA NUEVA MAÑANA EN QUE ALABARTE
Himno de laudes

Una nueva mañana en que alabarte
que se levanta en la luz del Sol naciente
en el fuego que se enciende de repente
en el pecho del hombre al adorarte.

Un día más en la experiencia de encontrarte
compartiendo el jardín del hombre nuevo,
un río de vida en el que me recreo,
un día más en el que vivo para amarte.

La filigrana de luz que ya me envuelve
y se entreteje en el alma de las cosas
me permite contemplar que son hermosas,
el espejo de luz en el que puedo verte.

Tu Espíritu que es aliento del misterio
descubre nuevamente tu presencia
insinúa del Amor la permanencia
y transforma en paraíso el cautiverio.

Enciende hogueras ardientes en el frío
y purifica la noche en sus desvelos,
es la fuente de todos tus consuelos
y la presencia del cielo prometido.

En Él desaparece, del misterio, la distancia
y se colma mi sed de trascendencia
es luz del paraíso encontrado y transparencia
del Amor divino que es meta de mis ansias.

Tu Espíritu de Amor todo lo mueve
y en lo profundo del alma te consagra
la vida que me diste para darla
en la ofrenda matutina que me envuelve.

Y por eso quiero cantarte un canto nuevo
en el coro de la creación que se despierta
ser voz y melodía que surge de la tierra
adorador del Dios viviente en el que espero.

A Ti la gloria, Padre que regalas
la luz de tu presencia matutina
la gracia en la que el hombre se encamina
la providencia amorosa en que nos amas.

A Ti la gloria Hijo eterno y entregado
en la cruz del Amor para salvarnos
Tú que vienes con el sol a iluminarnos
par llevarnos al Padre en tu costado.

Gloria al Espíritu fuente de la vida
que se renueva en su calor cada mañana
el santificador en el Amor que se derrama
la fuente de la alabanza y la alegría.

p0003214.jpg



CUANDO DESCIENDE LA SOMBRA...
Vísperas

Cuando desciende la sombra
queda tu luz encendida
en el alma que te mira
y el corazón que te nombra.

Duerme el sol y el horizonte
se tiñe de su belleza
símbolo de tu grandeza
cuando proclama tu nombre.

Serena duerme la tarde
y en el silencio reposa
el alma que en ti se goza
cuando reza al contemplarte.

El día ya se oscurece
queda encendida tu llama
la del Amor que te llama
y en el alma resplandece.

Gloria a Ti trinidad santa
adorado sea tu nombre
y el misterio en que se esconde
el hombre cuando te canta.

p0003214.jpg




CUANDO SE APAGUE EL SOL...

Cuando se apague el sol serán tus ojos
los que iluminen en la noche las tinieblas,
los que disipen en el alma toda niebla
resucitando de la tierra sus despojos.

Cuando se apague el sol será tu rostro
el que ilumine la vida de los hombres,
el cielo será alabanza de tu nombre
el templo santo en que ante Ti me postro.

Cuando se apague el sol en tu mirada
en la que arden de Amor los serafines
se encenderán las almas que redimes
en luz de eternidad enamorada.

Cuando se apague el sol, en tu mirada
resurgirá la creación por siempre nueva,
estallará definitiva con tu primavera
la humanidad en ti resucitada.

Cuando se apague el sol, la ciudad santa
brillará en la luz de tu belleza
se vestirá con lino de pureza
y aclamará tu gloria en alabanza.

Se encenderán luceros en el cielo
que brotan de tu rostro luminoso,
serán antorchas de un coro melodioso
que proclama tu victoria y tu consuelo.

Cuando se apague el sol, con él el tiempo
dejará su carrera inexorable,
con él la experiencias entrañables
se fundirán en tu Amor en un momento.

Condensará tu mirada el sentimiento
de permanecer para siempre en tus entrañas,
en la liturgia que celebra las hazañas
del pueblo que en tu Amor cruzó el desierto.

Cuando se apague el sol y tu día resplandezca
tu justicia brillará como la aurora
será tu Iglesia un pueblo que te adora,
los peregrinos que esperan que amanezca.

p0003214.jpg




DESPIERTA AURORA A LA VIDA...
Laudes

Despierta aurora a la vida
que te ofrece el sol naciente
el Cristo que desde Oriente
es causa de tu alegría.

Despierten arpas y liras
las cítaras y las flautas
y al sol que ya se levanta
entréguenle su armonía.

Despierta creación entera
y alaba al Dios que ha creado
el mundo que ha regalado
al hombre que lo venera.

El honor y la alabanza
la gloria y la adoración
que estalle nuestra canción
al Dios de nuestra esperanza.

Gloria al Padre que regala
la vida que es su clemencia
es canto de trascendencia
y coro de su alabanza.

Gloria al Hijo Jesucristo
liberador y Señor
el regalo de su amor
que nos trajo el paraíso.

Gloria al Espíritu Santo
Señor y dador de vida
fuente de Amor y alegría
de la alabanza y el canto.

p0003214.jpg




CREADOS PARA TU AMOR...

Creados para tu Amor
redimidos en tu sangre
salvados para alabarte
para cantar en tu honor.

Suba a Ti nuestra alabanza
en esta mañana nueva
que alimenta nuestra espera
y forja nuestra confianza.

La espera de tu venida
que consumará la historia
que desplegará tu gloria
plenificará la vida.

Tu Espíritu nos sostiene
en el camino confiados
de la opresión liberados
en el Amor nos mantiene.

A amarte como conviene
nos enseña cada día
Él es nuestra luz y guía
y en las pruebas nos sostiene.

Nos defiende del maligno
con su fortaleza y ciencia
nos revela tu clemencia
y confirma con tus signos.

Él es la sabiduría
que hace gustar tus misterios
libera del cautiverio
y nos llena de alegría.

ÉL desvela tu Palabra
y habla a nuestro corazón
es melodía y canción
que en nuestro espíritu canta.

Gloria a Ti Padre del cielo
al Hijo resucitado
y al Espíritu adorado
que nos llena de consuelo.

p0003214.jpg




CREADOS PARA GLORIA DE TU NOMBRE..

Creados para gloria de tu Nombre
redimidos por tu sangre en una cruz
sellados con tu Espíritu de luz
que en la voz de tu Palabra nos responde.

Tú rompes las cadenas del pecado
proteges al humilde, al oprimido,
y al pueblo en la pascua redimido
conduces a tu cielo esperanzado.

Peregrinos de tu Amor encaminados
hacia la tierra que nos tienes prometida
el país de la paz y la alegría
los prados en tu luz iluminados.

Tu Palabra nos guía en el camino
tu Espíritu nuestra única riqueza
él es la fuente de nuestra fortaleza
el alma de tu pueblo peregrino.

La casa de tu Padre es nuestra meta
la ciudad en que Tú reinas soberano,
el anhelo del corazón humano,
el lugar del reposo y de la fiesta.

Gloria a Ti Padre eterno, Amor y Vida,
que has creado el universo con tus manos,
tú que en el Hijo nos quisiste hermanos
y nos haces Iglesia redimida.

Gloria a Ti Jesucristo, Verbo eterno
Palabra definitiva de la historia
esperanza que llena la memoria
Verdad, Camino y Vida en el destierro.

Gloria a Ti Espíritu donado
que enciendes al hombre con tu fuego
fuente de santidad y de consuelo
de paz gozosa y Amor esperanzado.


CANTARÉ EN TUS COLINAS CIUDAD SANTA...

Cantaré en tus colinas Ciudad Santa,
tocaré para mi Dios un canto nuevo,
se volverá mi alma melodía de alabanza,
una canción de amor al Dios Eterno.

Sinfonía me haré con el mar y el universo
y las cuerdas de mi lira vibrarán por la mañana,
será el sol adoración, la luna un verso
y el viento la poesía de mi alma.

Las flores te regalarán colores nuevos,
vestidas de terciopelo, de suavidad, de gala,
adornadas del rocío de mis versos
la magia tendrá el color de la Esperanza

Serán más verdes que nunca los prados que te aclaman,
los pastizales dorados a la luz de tu mirada,
ondulantes los trigales te ofrecerán su danza
y el lino se fundirá con el cielo de las pampas.

Sereno, un lago adormecido te proclama
señor de la tormenta y de los truenos
y en el azul profundo de sus aguas
te ofrece el misterio de su lecho.

Brillarán para Ti los montes de castañas,
incienso serán los tilos primigenios,
abedules de marfil en llamas blancas
encenderán la pasión de los abetos.

El bosque te ofrecerá la noche de sus sueños,
la ternura de las prímulas violáceas,
la frescura de su sombra y el misterio
que cobija el corazón de madrugada.

Aquel día se envolverá la tierra con el cielo
y no sólo la canción será alabanza,
porque será alabanza el universo entero
Cuando al donarte su vivir se vuelve Pascua.


SOL DE DOMINGO

Sol de Domingo y Otoño furtivo,
resplandor de heladas matinales
transformando la escarcha en manantiales
frescos y sonoros huyendo hacia el río.

Despiertas en el lecho somnoliento
la vida que escapa de la noche augusta
y enciendes los cristales que engendró la luna
con centellas de oro que acaricia el viento.

Se escucha a tu paso el sórdido lamento
de las sombras que se desvanecen en silencio
atesorando en el cofre arcaico de los sueños
las figuras inconscientes de un secreto.

Te recubres de esmeraldas en los cedros
aleteando luminoso en mi ventana,
mensajero del cielo en la mañana
escapándotele a Dios de entre los dedos.


SANTA INÉS.
21 de Enero.

No hay lugar parar la espada
en un cuerpo tan pequeño
sin embargo tiene un dueño
que la tiene enamorada.

En vano tantas cadenas
trataban de sujetarla,
pudieron encadenarla
mas su alma estaba serena.

Como esposa del Cordero
Inés la cárcel enfrenta
y al altar se va contenta
a ofrecerle su trofeo.

Es una virgen muy joven
y madura es la victoria
que quedará en la memoria
de los hombres que la imploren.


FIDELIDAD ES TU NOMBRE PARA SIEMPRE
(Himno de laudes)

Fidelidad es tu Nombre para siempre
porque cumples en el tiempo las promesas
porque en le historia y en la vida eres sorpresa
y novedad que se despliega de repente.

En tu recuerdo vivimos nuestros días
y transcurre la labor de la jornada
esperando tu casa por morada
caminando peregrinos día a día.

Y en el momento en que la aurora se levanta
nuestro canto se eleva con las aves
vuela la mente hacia el cielo que se abre
y bendice al mundo que le canta.

Alabado seas Señor del Universo
adorado por siempre y exaltado
tu mantienes a tu pueblo esperanzado
caminando su vida hacia tu encuentro.

Pues peregrinos habitamos nuestro mundo
sabiéndonos viajeros de infinito
movidos por el soplo de tu Amor bendito
caminamos en Aquel que muestra el rumbo.

Glorificado seas Padre Santo
fuente de luz, de calor y vida nueva,
porque en tu Hijo el mundo se recrea
y en tu Espíritu te exalta con su canto.


CON EL SOL QUE SE LEVANTA.
Laudes

Con el sol que se levanta
a Ti sube nuestro canto,
a Ti Dios glorioso y santo
el universo te canta.

Escucha nuestras plegarias
en esta mañana nueva,
Tú, razón de nuestra espera
recibe nuestra alabanza.

Danos un corazón puro
que sea fiel en tu servicio,
danos unos ojos limpios
para contemplar el mundo.

Te consagramos el día
que comienza en alabanza
vivimos en la esperanza
de estar en tu compañía.

A Ti la gloria, el honor,
la adoración, la alabanza,
a Ti la fe y la confianza
porque eres el Salvador.

Y al Espíritu y Señor
que es fuente de vida nueva
y que al mundo regenera
en la esencia del Amor.

Gloria al Padre providente
fuente del ser y la gloria
final de la trayectoria,
meta y origen por siempre.


OH DIOS QUE TEJES DE LUZ
Vísperas

Oh Dios que tejes de luz
la trama de nuestros días,
fuente de nuestra alegría
que nos salvaste en la cruz.

En la quietud de la tarde
cuando tu sol ya se esconde
se sonroja el horizonte
y al nido vuelven las aves.

Sube hasta Ti nuestro canto
para ofrecerte el trabajo
el día que nos lo trajo
y se cobija en tu manto.

El silencio nos envuelve
y la oración se despierta
haz que tengamos abierta
la puerta de nuestra mente.

Que en la noche que se acerca
vele nuestra alma serena
te entregue sus obras buenas
y se transforme en ofrenda.

Oh Dios trino y verdadero
a Ti la voz te proclame
toda la tierra te aclame
con un corazón sincero.


SOBRE LA NOCHE AMANECE...
Laudes

Sobre la noche amanece un nuevo día
y me llena de claridad tu luz temprana,
se viste de vida en tus rayos la mañana
y la aves entonan cantos de alegría.

Junto al coro del mundo, en fiesta, que te alaba
se eleva nuestra voz humilde a tu presencia,
la luz de tu cielo se vuelve transparencia
del reino en que los ángeles te aclaman.

Y es por eso que la mañana se abre en fiesta
celebrando tu adviento santo y tu venida
el tiempo de la espera estalla de alegría
anticipando el gozo en que el cielo te celebra.

Damos gloria al Padre creador del Universo,
al Hijo amado el honor y la alabanza
y al Espíritu presente en nuestras almas
la adoración y el Amor al Dios eterno.


CUANDO DESCIENDE LA SOMBRA...
Vísperas

Cuando desciende la sombra
queda tu luz encendida
en el alma que te mira
y el corazón que te nombra.

Duerme el sol y el horizonte
se tiñe de su belleza
símbolo de tu grandeza
cuando proclama tu nombre.

Serena duerme la tarde
y en el silencio reposa
el alma que en ti se goza
cuando reza al contemplarte.

El día ya se oscurece
queda encendida tu llama
la del Amor que te llama
y en el alma resplandece.

Gloria a Ti trinidad santa
adorado sea tu nombre
y el misterio en que se esconde
el hombre cuando te canta.


DESPIERTA AURORA A LA VIDA...
Laudes

Despierta aurora a la vida
que te ofrece el sol naciente
el Cristo que desde Oriente
es causa de tu alegría.

Despierten arpas y liras
las cítaras y las flautas
y al sol que ya se levanta
entréguenle su armonía.

Despierta creación entera
y alaba al Dios que ha creado
el mundo que ha regalado
al hombre que lo venera.

El honor y la alabanza
la gloria y la adoración
que estalle nuestra canción
al Dios de nuestra esperanza.

Gloria al Padre que regala
la vida que es su clemencia
es canto de trascendencia
y coro de su alabanza.

Gloria al Hijo Jesucristo
liberador y Señor
el regalo de su amor
que nos trajo el paraíso.

Gloria al Espíritu Santo
Señor y dador de vida
fuente de Amor y alegría
de la alabanza y el canto.