Make your own free website on Tripod.com
Amor místico. Poemas de amor a Dios

Home

Los besos de Dios
AMOR TRINITARIO
AMOR DIVINO
SONETOS DE AMOR HERIDO
SONETOS DE AMOR HERIDO II
TU PALABRA, EL SOL, LA NOCHE
SONETOS TRINITARIOS
SONETOS TRINITARIOS II
SONETOS TRINITARIOS III
ICONOS EVANGÉLICOS
ESPÍRITU SANTO, ESENCIA DEL AMOR
CANTAR DE LOS CANTARES
Amor en la noche
Barriletes en la luna
El bosque del misterio
CÁNTICO ESPIRITUAL
Estar enamorado
Noche oscura
Vínculos y contactos: Otros poemas de Amor a Dios
SONETOS DE AMOR HERIDO II



HAY NOCHE SIN OCASO...

Hay noche sin ocaso, pan sin trigo
hay un mar sin su playa, sol sin cielo
hay rosa sin color, glaciar sin hielo
hay pecho sin amor, calor ni abrigo.

Hay palomas que vuelan sin un nido
hay viento si montaña ni pradera
hay un bosque que arde sin hoguera
y un corazón quemándose encendido.

Buscando está al causante de su flama
quiere en él apagarse confundido
con la esencia de la vida que derrama.

Quiere perderse y estando en ti perdido
romper el muro de la eterna llama
para vivir de Amor siempre contigo.




SUENAN CAMPANAS...

Suenan campanas, llama la plegaria
se que me esperas en el lugar santo
que el incienso entretejido con el canto
se funde en la corriente milenaria.

Arden candelas, lámparas de fuego
y mi aceite se enciende en tu presencia
la llama quema el tiempo de la ausencia
y en las alas del sol a Ti me entrego.

El holocausto enciende el horizonte
y el corazón se ensancha a su medida
más allá de las laderas de los montes.

Exhalo en Ti el perfume de la Vida
que brota desde el fondo de tu Nombre
si lo pronuncio amándote en las liras.




ES POR TU AMOR...

Es por tu Amor que ya mis horas vuelan
soy un viento lanzado hacia tu encuentro
un huracán que se traga el firmamento
las olas que en las rocas ya se estrellan.

Soy cauterio de la búsqueda que llega
a los confines mismos de la tierra
a las profundidades que la mar encierra
y en aras de tu Amor allí se entrega.

Peregrino de los ojos que en el viento
escribieron las notas más hermosas
que el Amor concibió en aquel momento.

De las estrellas que poniéndose celosas
le entregaron la música y el tiempo
a la búsqueda fiel y fatigosa.




PORQUE ROJA ES TU LUZ...

Porque roja es tu luz, verde tu aliento
madeja de magnolia en primavera
un mazo de begonias placenteras
que huelen y se mecen con el viento.

Es azul tu mirar, blanco en la espuma
dorados los cabellos del Sol nuevo
son negras tus pupilas, rojo el fuego
de la hoguera que enciendes en la bruma.

Amarillos tus pasos de trigales
celestes tus pisadas en el lino
y púrpura tus huellas ancestrales.

Fulgurante tu luz en el camino
tu palabra y tu voz angelicales
y en ellas capturaste mi destino.




EN EL PARQUE, LOS TILOS...

En el parque, los tilos imperiales
caminatas de asombro, en los canteros
florecen tulipanes compañeros
de las canciones que escuchan los canales.

Arterias ciudadanas de agua helada
de báltica armonía y primavera
tu paz es compañía duradera
en que el alma se siente restaurada.

Las campanas me llaman muy adentro
y la oración se eleva vespertina
como incienso quemándose en encuentro.

Brilla una luz celeste y cristalina
que ilumina el Amor y llena el tiempo
en que las horas tejen su agonía.




EL TIEMPO, EL DEVENIR...

El tiempo, el devenir, las horas vanas
te busco más allá y te llevo dentro
buceo en el misterio y ya te encuentro
fugitivo pastor del que te ama.

Profundas son las aguas que te ocultan
primitivo el coral, firme la roca
hay perlas engarzadas en tu boca
caballitos de mar que al verte exultan.

Es un mundo tan nuevo, tan distinto
me guía sólo, amiga, la marea,
que me aprieta la mano del instinto.

En tu belleza todo se recrea
y es mágica la luz del laberinto
si tu Amor se conjuga con mi espera.




CAMINO SOLO...

Camino solo, largo el recorrido
clavada tu mirada en el recuerdo
es estrella que avisa si me pierdo
y brújula en la noche del olvido.

Amor en cautiverio, amor herido
es búsqueda el sabor que el alma muerde
es caricia y olor de ciprés verde
y viento que los cielos han parido.

Es hambre del misterio que te envuelve
de tus ojos de lago y noche clara
y mirada de luna que se pierde.

Es infinita la distancia que separa
o infinito el Amor que no se muere
y se queda preñado en la mirada.




VIENTO DEL SUR...

Viento del Sur, fresco el recuerdo
de paraísos invernales viene
de bosques de misterio que contienen
el aliento de un sol en cautiverio.

Viento del Sur, de nieve y nube
de glaciares y hielos esculpidos
de montaña encrespada y valle herido
del lago azul en que la vida fluye.

En él tus ojos muerden las estepas
fecundan el desierto, el valle hundido
y señorea en la llanura inquieta.

En él me miras y envuelves escondido
verde caricia que el aliento aprieta
para parir en mi alma el colorido.




SON ÁNGELES QUE VIENEN...

Son ángeles que vienen del futuro
los pétalos de incienso que me envuelven
se anidan en el pecho y sólo vienen
de tu aliento cálido y seguro.

Son pétalos de sol, de luz y gracia
que el corazón tapizan suavemente
y perfuman de encuentro dulcemente
con un aroma de pinos y de acacia.

Capullitos de polen que contienen
el suspiro del viento de los cerros
fecundan mis sentidos y los hieren.

Hacen brotar jazmín en el encierro
y primavera amorosa cuando vienen
a liberar mi alma en cautiverio.




SILVA EL PONIENTE...

Silva el poniente, aullido de trompetas
en el valle nevado ruge el viento
es el surco voraz de mi lamento
que llama al que ha partido y no regresa.

El valle deshojado, otoño fresco
rojizas las laderas de mi alma
los ojos miran lejos y unas palmas
proclaman la victoria que padezco.

Camino herido, audaz desfiladero
tu misterio insondable no se rinde
y te siento presente si te quiero.

Que el filo del Amor la vida escinde
y en la escalada siento que me muero
si de tu pecho el mío no prescinde.




ES UN DUELO A LA VIDA...

Es un duelo a la vida, Amor que hieres
con el florín de luz que quema dentro
o con el rayo fogoso del encuentro
en que hiriendo me dices que me quieres.

Un duelo desparejo y placentero
casi un juego nocturno de escondite
una puesta de sol como desquite
estocada de soles y de acero.

El corazón del cielo se desangra
llueve zumo de Amor y rojo vino
que mi tierra al cielo le consagra.

Atravesado queda mi destino
por el puñal divino que se encarga
de abrir en mi terruño su camino.




TAN FRESCA LA MAÑANA

Tan fresca la mañana, piel desnuda
las nubes pasajeras que se alejan
en la ventana tus ojos se reflejan
y tu voz en silencio yace muda.

Inmenso el girasol que alumbra el cielo
y le ofrece en plegaria su frescura
aprieta en sus mejillas la ternura
que sus raíces sorben de mi suelo.

El sol entibia el aire perfumado
que exhala del encuentro vespertino
y bordado en las lilas se ha quedado.

Holocausto de aliento matutino
en dos jazmines blancos enhebrado
que en la brisa se va por el camino.




UN SOL FRÍO DE INVIERNO...

Un sol frío de invierno sobre el lago
tapiza el hielo limpio la nevada
y oigo tu voz que, penetrante y clara,
resuena en el murmullo del río helado.

Corta el silencio filoso los rumores
ni siquiera los cuervos me responden
descifro tus palabras que se esconden
en los pétalos muertos de las flores.

Invierno y aún el lago te refleja
pálida luz, los ojos tan abiertos
y un abedul cansino te asemeja.

Camino por la nieve, el paso incierto
en búsqueda confiada que sin queja
contempla el horizonte siembre abierto.