Make your own free website on Tripod.com
Amor místico. Poemas de amor a Dios

Home

Los besos de Dios
AMOR TRINITARIO
AMOR DIVINO
SONETOS DE AMOR HERIDO
SONETOS DE AMOR HERIDO II
TU PALABRA, EL SOL, LA NOCHE
SONETOS TRINITARIOS
SONETOS TRINITARIOS II
SONETOS TRINITARIOS III
ICONOS EVANGÉLICOS
ESPÍRITU SANTO, ESENCIA DEL AMOR
CANTAR DE LOS CANTARES
Amor en la noche
Barriletes en la luna
El bosque del misterio
CÁNTICO ESPIRITUAL
Estar enamorado
Noche oscura
Vínculos y contactos: Otros poemas de Amor a Dios
AMOR TRINITARIO




ENVIADO ERES DEL PADRE...

Enviado eres del Padre, Verbo eterno
Revelador, Salvador, Maestro, Amigo
de la vida trinitaria fiel testigo
que viniste del cielo a nuestro invierno.

Libertador, Redentor, Esposo y Fuente
que nos abriste los cielos anhelados
recuperaste en el infierno abandonado
al Adán que esperó pacientemente.

Eres Palabra veraz, definitiva
el juicio del Amor sobre la historia
llama ardiente que quema en la memoria
canal del río de su gracia viva.

Rostro del Padre visible en este mundo
reflejo fiel de su misericordia
envías su Espíritu a la historia
que penetra el océano profundo.

Eres la Pascua que consuma el mundo
el Esposo del alma enamorada
Resurrección amante en la alborada
el camino para un pueblo vagabundo.

Envías el Espíritu del Padre
en el que amas, santificas y congregas
es la vida interior que me recrea
el Amor de mi pecho que se abre.

Espíritu que entibias noches frías
que mueve tempestades con su fuerza
o que llega en viento suave al que se esfuerza
en caminar rectamente por la vida.

El Amor que al amor abre a los hombres
que lo genera en lo profundo de mi pecho
que de las bodas eternas es el lecho
y en lo hondo de mi espíritu se esconde.



ASPIRAR TU PRESENCIA...

Aspirar tu presencia cautivante
y sentir en mis pulmones tu caricia
encender un hogar con las primicias
del fuego de tu seno palpitante.

Sentirme arrullado por el viento
acunado en tus brazos por la brisa
reposar en tu rostro mi sonrisa
y subirme al ocaso en su lamento.

Reconocer en su luz tus ojos dulces
en su color el latido de tu pecho
y en su canto otoñal de amor deshecho
la canción que al Amado me conduce.

En un cielo apacible de verano
apreciar la tibieza de tu seno
y perfume de los prados y del heno
que me hablan del roce de tu mano.

Un suspiro de pinos y magnolias
un sendero de abetos solitarios
un monte de castaños centenarios
me dicen que tu voz se ha vuelto historia.

La vertiente de las aguas que no cesa
de ofrecer al caminante tu frescura
la delicia del bosque y la dulzura
que me ofrece el Amor entre las fresas.

El himno solidario de los grillos
y el acorde del cielo en las cigarras
mi nave que suelta sus amarras
y te busca en la luna y en su brillo.

Mi canción es serena, imperceptible
perdida entre las ramas de los robles
unida a las cigarras y su acorde
se vuelve una alabanza irrepetible.



UN ABRAZO DE AMOR SANTIFICADO

Un abrazo de Amor santificado
eterno, trinitario, subsistente
y se entregan las personas plenamente
un solo Dios en tres manifestado.

Un Padre amante y origen de la vida
un Hijo Amado reflejo de su gloria
un Espíritu guía de la historia
que es Amor y realiza su venida.

Una entrega total, sin condiciones
una acogida plena que agradece
y el Amor en que dándose se ofrecen
los que en Amor se entregan sin razones.

Paternidad donante, Hijo engendrado
que del Amor ya todo lo recibe
Espíritu de ambos que concibe
la espiración amante del donado.

Torbellino de Amor sin movimiento
huracán sin pasión de fuerza suave
marea de verdad que ya me invade
y viento que penetra el pensamiento.

Eternamente en unión abrasadora
de un Amor que se recibe y que se entrega
que es siempre novedad que se recrea
en la unción que de Él se expande arrolladora.

Amor universal que se hace envío
y redención del hombre y de su historia
que exhala su perfume en la memoria
infinitamente distante y todo mío.

Amor de santidad que nos congrega
en una Iglesia santa y peregrina
Amor hecho de luz que me ilumina
y me impulsa al martirio y a la entrega.



ALABANZA EN EL VIENTO...

Alabanza en el viento y es tu Nombre
el que resuena en los riscos y en el eco
que galopa por el valle con el viento
y en la altura de las nieves ya se esconde.

Alabanza de la tarde que se entrega
al horizonte de sol envuelto en sangre
se pierde por las cumbres, tiene hambre
de la noche y la lluvia que la riega.

Alabanza del trueno majestuoso
que en las cumbres su grito no aprisiona
del rayo de su vientre que se asoma
y desciende del cielo poderoso.

Alabanza del fuego y la tormenta
del bosque que se enciende en plena noche
potencia desatada en el derroche
que es la fuerza del Dios que la alimenta.

Alabanza del Sol y de su calma
de la brisa cautiva en la mañana
del colibrí que alegra mi ventana
y de tu voz que irrumpe desde el alma.

Alabanza del mar azul intenso
de sus olas inquietas y agitadas
y el Amor divino en las bandadas
de gaviotas volando un cielo inmenso.

Alabanza de playas ancestrales
de la arena serena en que camino
de los coros celestiales que imagino
en música y ardor angelicales.

Alabanza es el mundo en su despliegue
en su canto de amor en su destino
providencia de luz y Amor divino
que me invita al Amor y a que me entregue.



ES MI CULTO...

Es mi culto amor transfigurado
en el Amor que brota desde el centro
de la mirada del Padre sempiterno
que en el Hijo tiene su cuidado.

Es adorarlo en el resucitado
que en la luz que lo precede ya me envuelve
y la imagen de Hijo me devuelve
rescatado para siempre del pecado.

Reconocerlo en la gracia de la vida
en la belleza que mis ojos reconocen
en el vuelo de las aves y en el goce
de la tierra que ofrece su comida.

Es mi culto gozarme con la brisa
y volar sobre los montes sin campanas
en la oración de la tarde que me llama
a encenderme en el candor de su sonrisa.

Lo adoro con el mar y en las gaviotas
que lo besan en la playa apasionadas
y retozan en sus aguas encantadas
si la música se pierde entre sus notas.

Te adoro en el Espíritu que llena
mi canción con el aire en la mañana
que golpea temprano en mi ventana
y me trae un perfume de azucena.

Te adoro en el parque que me ofrece
su belleza en un juego de colores
el perfume del cielo entre las flores
y la audacia de un cactus que florece.

Es el mundo un templo de victoria
en que la vida se expande en mi presencia
y es un culto la tarde y su inocencia
que se queda impregnado en la memoria.



ABISMO INAGOTABLE...

Abismo inagotable de la vida
caudal inextinguible que se entrega
origen sin origen que renueva
la creación en eterna epifanía.

En tu Amor estás presente totalmente
de Ti fluye, en Ti procede, a Ti me lleva
en la esencia vital de primavera
que vivifica las aguas plenamente.

En su entrega nos trae al Hijo amado
el que amando desde siempre nos redime
generado en el Amor tierno y sublime
de la fuente que tiene en su costado.

La fuente que me da sangre divina
que surge desde el trono en que clavado
está el Hijo por Amor entronizado
y brota de sus llagas entre espinas.

El río del Amor remontar puedo
hasta las fuentes mismas de sus aguas
navego en él la vida con mi barca
y hasta la esencia de la vida llego.

Oh montaña de luz Oh roca fuerte
Oh manantial que fluye eternamente
Oh cauterio que quemas dulcemente
el ansia de mi vida es poder verte.

Oh luz que te desprendes del sol vivo
Oh resplandor que ciegas suavemente
Oh calor que me enciendes de repente
y del sol y su Amor me haces cautivo.

Te adoro en el fluir de universo
en la mañana, en la noche, en mi camino
es por tu Amor que marcho peregrino
porque es tu Amor que fluye entre mis versos.



UN ÁGUILA EN LAS PEÑAS...

Un águila en las peñas y el Sol vivo
Un cóndor en el cielo soberano
la escalada unido de tu mano
y el viento en mi rostro, raudo y frío.

La montaña, santuario y templo santo
erguida entre la tierra y tu presencia
firme y tenaz ante la cruel ausencia
las nieves la cubren con tu manto.

Y en la montaña un río caudaloso
brota cautivo de su seno ignoto
desde la entraña del granito rojo
surgen las aguas divinas del Esposo.

En ellas bebo su Amor entre las peñas
refrescan suaves el ardor de la subida
se acaba la fatiga de aquel día
y el cielo se hace fuego que me incendia.

Eres la cumbre del encuentro santo
a la que subo en alas de querube
y en alabanza camino entre las nubes
y vuelo hacia tu cielo con mi canto.

Tu casa es mi delicia, altura hermosa
refugio que en la noche corre el velo
que separa mi tierra de tu cielo
con una luz oscura y poderosa.

Hoy bebo de tu roca vino fino
y el sabor de tu altura es sabor nuevo
es gusto de la vida en la que espero
cuando asciendo paciente en tu camino.

Porque sé que en la cumbre Tú me esperas
y en el templo las bodas se preparan
en que el vino del Hijo se derrama
y bebiéndolo en la vida me renuevas.



PROCEDENTE DEL PADRE...

Procedente del Padre sin origen
Hijo único del Padre generado
recibes el Espíritu espirado
y hacia Él tus ojos se dirigen.

Eres impronta de su ser primero
resplandor de su gloria sempiterna
el Amado que nos trae la vida eterna
el Verbo que me ofrece lo que espero.

Un Dios en tres formas subsistentes
tan únicos y unidos en misterio
un querer, una amor, un pensamiento
unidos en el ser y diferentes.

Paternidad generadora que da vida
filiación receptora y obediente
Amor que fluyes del Padre suavemente
y en el Hijo te vuelves sinfonía.

Creador de lo que existe por tu gracia
iniciativa sin barreras, poderoso
origen de este río caudaloso
en que el ansia del hombre ya se sacia.

Espíritu que das vida y santificas
que renuevas, impulsas y sostienes
Amor que me enamoras y mantienes
y soplo que en mi amor te glorificas.

Amado que me invitas a las bodas
en el banquete de cielo preparado
que por amor a mí te has entregado
y me rescatas del paso de las horas.

Oh Dios Trinidad Santa, fuente y meta
torbellino de Amor que me subyuga
volcán abrasador de gracia pura
que se enciende en la historia y la respeta.



PATERINIDAD QUE FLUYES

Paternidad que fluyes
tan delicadamente dando Vida
en mi alma constituyes
la fuente de agua viva
del Espíritu Santo que en mí anida.

Origen inefable
principio sin principio ni morada
se enciende en tu mirada
la vida que me invade
con la luz que origina la alborada.

Oh fuente primigenia
que generas al Hijo antes del tiempo
Amando das la vida
y ofreces tu alimento
en el flujo de Amor que es mi sustento.

Oh fuente inagotable
creador que al universo das origen
porque eres admirable
te adoran los que eligen
beber de tu vertiente saludable.

Oh fuente de Amor puro
que espiras el Amor amando al Hijo
me siento en Ti seguro
y a Ti mi ser dirijo
aunque la muerte se levante como un muro.

Oh fuente de clemencia
misericordia que fluye desde siempre
Tú creas la inocencia
la siembras dulcemente
esperando sus frutos con paciencia.

Oh fuente de dulzura
que amando das la Vida para siempre
infundes tu ternura
transformas ya mi mente
y renuevas su vida y hermosura.
Tu casa es mi destino
tu templo la morada que yo ansío
camino peregrino
por un invierno frío
asido de tu mano en mi camino.

Santifico tu Nombre
y en él encuentro calma
si llamo me respondes
tu paz inunda el alma
con la consolación que en Ti se esconde.

Tu nombre es Padre eterno
tu providencia la vida me asegura
y en ella se inaugura
el triunfo de tu reino
más allá de los fríos del invierno.