Make your own free website on Tripod.com
Amor místico. Poemas de amor a Dios

Home

Los besos de Dios
AMOR TRINITARIO
AMOR DIVINO
SONETOS DE AMOR HERIDO
SONETOS DE AMOR HERIDO II
TU PALABRA, EL SOL, LA NOCHE
SONETOS TRINITARIOS
SONETOS TRINITARIOS II
SONETOS TRINITARIOS III
ICONOS EVANGÉLICOS
ESPÍRITU SANTO, ESENCIA DEL AMOR
CANTAR DE LOS CANTARES
Amor en la noche
Barriletes en la luna
El bosque del misterio
CÁNTICO ESPIRITUAL
Estar enamorado
Noche oscura
Vínculos y contactos: Otros poemas de Amor a Dios
TU PALABRA, EL SOL, LA NOCHE

p0003214.jpg



EL SOL BESA LOS MONTES...

El sol besa los montes y decide
suspender por un momento su camino
quiere detener el tiempo y su destino
espera ya la luna en que revive.

Quiere verla una vez más, allí en el cielo
antes de que en la noche se entronice
y la contempla sonrojado cuando dice
que su blancura lo llena de consuelo.

ha querido detenerse en un instante,
casi robándole minutos a la noche,
y gozar por un momento del derroche
de un cielo estrellado y palpitante.

Ha querido decirle su amor en un suspiro
casi exhalando en la brisa su presencia
ha querido volverse el reflejo que en su ausencia
lo mantiene presente en el respiro.

Ella lo comprende y lo saluda
lagrimeando su paso en el rocío
está el cielo también de amor herido
y me mira en los ojos de una luna.

........................


TU PALABRA...

Me hablaste un día, Señor, y tu Palabra
fue una dulce melodía en mis oídos
fue canto primordial y fue el sonido
de las campanas de un templo que te cantan.

Fue tu Palabra mensaje de esperanza
consuelo, salvación, misericordia,
amparo, contención y la memoria
del camino recorrido en Nueva Alianza.

Fue tu Palabra perdón que reconcilia,
aceptación sin condiciones, vida nueva,
fue, en amistad, donar la vida entera
y aceptar el don gratuito de la Vida.

Fue tu Palabra la luz de mi horizonte
la que ilumina el camino de mis días
el consejo oportuno y la medida
de tu Amor que implorado me responde.

Es la fuente de la sabiduría
en la que bebo saciándome de gracia
el manantial que brota de tu casa
la causa de mi gozo y alegría.

Es tu Palabra un beso enamorado
que me habla de un Amor que me trasciende
un amor que mi mente no comprende
y me deja en tus ojos cautivado.

Es el arrullo maternal de la confianza
en que me siento como un niño en tu regazo
es saberme protegido entre tus brazos
y entregarme orante a tu Alabanza.

Despertar de adoración que inunda el alma
y me hace el eco de tu voz y melodía,
la que suscita en mi interior la profecía
y sopla en una brisa que me calma.

Es tu Palabra razón de mi existencia,
linfa vital, perfume del Eterno,
la hoguera que me quema en el invierno
la que habita, profunda, en mi conciencia.

Es tu Palabra alimento que no pasa
frescura de sabor siempre distinto
la que apaga la sed de mis instintos
y llena la bodega de la casa.

Es rocío del cielo que fecunda
la avidez de mi tierra desolada
semilla de vida que es sembrada
si en mi pecho tu Nombre se pronuncia.

Es tu Palabra dulzura del encuentro
cuando mi nada clama al infinito,
cuando escucho la tierra que en su grito
se hace el eco de todos los lamentos.

Es tu Palabra la voz que me recrea
y el poder de la vida que se expande
cuando resuena en el monte o en el valle
cuando se mece serena en la marea.

En tu Palabra vivo, en ella existo
desde que el Ser pronunció mi nombre un día
desde el momento en que escuchando la hice mía
y en su promesa a la muerte me resisto.

Pues tu Palabra es salvación y vida Eterna
la trascendencia divina de la historia
la esperanza que se anida en mi memoria
del Amor puro que rompe mis cadenas.

p0003214.jpg


ERA UN MOSAICO LUMINOSO...

Era un mosaico luminoso y grande
el ábside del mundo en pleno cielo
transfigurado, esplendoroso y bello
sobre un fondo dorado dominante.

Teofanía de un mundo que se acerca
y en la liturgia, solemne, ya se abre
epifanía de un Dios que se hace madre
belleza que golpea a nuestra puerta.

Los testigos silenciosos te proclaman
sus ojos son el canto y la plegaria
y es su rostro la liturgia milenaria
en brazos extendida que te aclama.

Mártires, comunican tu presencia,
una corte en alas de sus sueños
son la primicia selecta de tu pueblo
el triunfo de la paz y la paciencia.

Ellos te anuncian, Señor y soberano,
emperador y protector del Universo,
tu manto una creación azul intenso
tu vestido en sangre de granado.

En tus manos la ley y la justicia
y en tus labios la Palabra que nos crea
tu rostro hecho de luz que se genera
en el Amor con que el Padre te acaricia.

Tus manos traspasadas de Amor vivo
sostienen el tiempo en que te busco
y bendicen la semilla que en el surco
germina por tu Espíritu divino.

tus ojos son profundos y me miran
desde las eternidades de tu gracia
son ellos la bodega en que se sacia
la sed de los que amando peregrinan.

La piedra se ha vuelto luz y me ilumina
preñada está de llamas y de fuego
pues se ha incendiado la roca y en el cielo
festeja ya la Iglesia que camina.